Etiquetas

SILENCIO

Este fin de semana hemos disfrutado de un silencio maravilloso, en las ciudades no se oía nada, podías caminar y escuchar los pájaros, los insectos y hasta el sonido de tu cerebro.

Esto ha sido una bendición para el alma, que siempre lleva la presión de nuestros deseos.

Hemos podido quedarnos en casa, ordenar, limpiar, reflexionar, y hacer multitud de cosas, pero todo dentro de nuestra casa.

A lo largo de la historia, siempre ha habido epidemias, en las cuales se ha marchado muchas personas, y esto deja una huella dentro de la humanidad, este silencio es el recuerdo del pasado.