Etiquetas

 

8ctJnVa

Siempre me ha llamado la atención el tiempo, eso que está y no está, algo que no se ve, es como un barco en el que te subes y va atravesando el mar de la vida, pero ese barco no lo ves, camina sutilmente y dentro de él vas viviendo penas, alegrías, y compartiendo tu vida con los seres que también van metidos en él.

Cada día camina y camina hacia su destino, sabes que hay un final, pero ignoras donde atracará dicho barco. Ese barco no para, lleva su marcha, unas veces parece que va deprisa y otras parece que ni se mueve, pero en verdad no para.

Me hace reflexionar cuando miro un poblado antiguo, del cual no queda ya nada, y ahí vivieron personas en su barco del tiempo, y solo queda lo que el viento, el agua o el fuego no ha podido destruir, lo demás ni existe.

Y pienso que vivo en una mentira muy adornada, de cosas, de deseos, pero a fin de cuentas, mentira. Porque si fuera verdad difícilmente se terminaría.

Las guerras y el gran sufrimiento que se ha pasado año tras año, siglo tras siglo, solo es una desesperación y locura de vivir en una completa mentira, que siempre acaba igual, en la muerte.

Sabemos que el tiempo tiene un principio y un final para cada uno de nosotros. ¿Y lo que vivimos es verdad?

 

Anuncios