El infierno

Etiquetas

800px-William-Adolphe_Bouguereau_(1825-1905)_-_Dante_And_Virgil_In_Hell_(1850)

El infierno no está en el más allá. Estoy segura que está en aquí y en el ahora.

Creo que la vida es una continuo deseo de salir del profundo abismo en el que nos encontramos.

Algunos buscan mejorar su vida económica, su vida psicológica, o vida espiritual.

¿Pero quien sale de su infierno? Se puede salir unos instantes, y si me pongo a alargar el tiempo un minuto, pero volvemos a nuestros infiernos, nuestras preocupaciones, nuestras adicciones, nuestros miedos, etc.

Dicen que la vida es maya, es ilusión porque no queremos ver la realidad que sufrimos,  vivimos dentro de una gran oscuridad, temerosos de cada instante de nuestra vida, sin aceptar nuestra cruda verdad –no somos felices– buscamos desesperadamente la felicidad, nos disfrazamos de personas buenas, nos vestimos con hermosos ropajes, intentamos aparentar lo que en verdad no somos, y vivimos toda nuestra vida en una verdadera mentira, y  ese infierno se manifiesta, con nuestros gritos, desconfianza, odio, malas palabras que a veces desencadena en actos que dañan a los demás y a nosotros mismos.

Andamos en la cueva de Platón, entre sombras, sufriendo por la incertidumbre, miedos, obscuridad… vivimos en nuestro infierno particular.

Anuncios

¿Qué es mio?

Etiquetas

Proserpina

¿Es mio, mi cuerpo? ¿Son míos, mis pensamientos? ¿Es mio, el suelo que piso, el aire que respiro? ¿Es mía, mi familia, mis amigos, mis seres queridos..? ¿Son mías, mis posesiones?

Tras estas preguntas, he llegado a la conclusión, que nada me pertenece, solo uso las cosas, pero nada es mio, el cuerpo un día lo perderé, los pensamientos un día desaparecerán, el suelo que piso, será pisado por otras personas, el aire circula sin que nadie lo pueda apresar, mi familia también desaparecerá junto con los recuerdos.

Vivo una vida en que todo lo me lo han prestado, este cuerpo, esta familia, estos pensamientos, esta ciudad, estos amigos. Todo todo es prestado, confundo el uso y disfrute con posesión, pero solo es uso y disfrute, “nada es mio“.

LOS ENEMIGOS

Etiquetas

JesucristoComoTemplo

Declara tu santa guerra (jihad) contra los trece enemigos que no puedes ver – egoísmo, soberbia, vanidad, autosuficiencia, codicia, lujuria, intolerancia, rabia, mentir, engaño, murmuración y calumnia. Si puedes dominarlos y destruirlos, entonces estarás listo para combatir el enemigo visible.
Al Ghazali

 

La alegría

Etiquetas

alegria

El estado que todos anhelamos es la alegría, de una manera u otra andamos por la vida en su busca.

Los días transcurren envueltos en nuestro cotidiano vivir, sumergidos en nuestras preocupaciones, y demás cuestiones de la vida.

La alegría que surgía desde dentro, la fuimos perdiendo como caminamos por la vida, pero ese sentimiento que degustamos, fue tan hermoso, que intentamos recuperarlo con las herramientas que nos da la vida, con un amor, con una casa, con hijos, con amigos, fiestas, con cosas materiales.

Nos olvidamos que la alegría está unida a la sencillez, a la inocencia, a la dulzura, al cariño, a la ternura, a la simplicidad, a la verdad, a la candidez… y con todas estas flores, la alegría surge como un rió que brota de las montañas.

Las cosas materiales son necesarias para vivir en este mundo, como comida, ropa y un techo donde cobijarse, pero la alegría está adentro de nosotros y para que brote solo hay que cultivar el hermoso jardín de las virtudes y de ellas nace el río de la alegría inundando todo nuestro ser.

LA SEGURIDAD Y LA INCERTIDUMBRE

Etiquetas

Lotto_Capoferri_Tarsia_Magnum_Chaos.jpg

Siempre me han gustado las películas de misterio, esa intriga, esa espera. Y de aquí viene mi reflexión. He comprobado últimamente que dichas películas me proporcionaban incertidumbre, y se crea en mi un malestar y sentimientos de miedo, duda.

La verdad que me gustaba introducirme en este tipo de sentimientos. Y entrando en meditación, me di cuenta que me alejaba de la seguridad, y me sumergía en la incertidumbre, en un mar oscuro y espeso.

A partir de esta pequeña comprensión, me dirigí a la seguridad interna, y me doy cuenta que es escasa. Busco seguridad exterior porque internamente no tengo seguridad interior.

Esta misma inseguridad me lleva a recrearme en la incertidumbre, y esta incertidumbre me crea más inseguridad.

El mundo interno es muy delicado, nos creemos fuertes pero internamente somos muy frágiles, muy inseguros, llenos de miedos, de dudas y sin fuerza interna, sin seguridad en nada.

Y para alcanzar la seguridad interna, he descubierto que hay que alimentarla y dejar de llenarme de incertidumbre y dudas.

Solo veo una forma, abandonar esas cosas que me producen duda, incertidumbre, y alimentarme de lo que da seguridad a mi interior, como cosas bellas, nobles, sencillas y armoniosas.

Porque el alimento psicológico que tomamos va a alimentar un tipo de emociones interiores, si tomamos violencia, violencia que alimentamos, si tomamos odio, odio que alimentamos…

Es normal que todo lo que pasa por nuestros sentidos es lo que va a alimentar nuestro interior, por eso en nuestro interior hay tanta incertidumbre, porque inconscientemente la alimentamos.

LOS ROMANOS Y LOS DIOSES

Etiquetas

TRIADA CAPITOLINA

Hace unos días viendo un video de Mary Beard sobre el imperio romano, comentó que los romanos no creían, sabían que los Dioses les ayudaban, por lo que tras ganar una batalla, les ofrecían sacrificios y los mejores templos.

Esa certeza que los dioses te ayudan, ha desaparecido por completo en la sociedad actual, ahora hay creyentes o no creyentes, pero ya se utiliza la palabra creer, nadie a ciencia cierta sabe que un dios o una deidad existe, ahora la duda y la interrogación es lo que abunda en nuestra sociedad.

 

LA AUTOIMPORTANCIA

Etiquetas

gota de agua

En estos días he observado que gran causa de mis problemas es la señora Auto-importancia. Esta señora me llena de intranquilidad, me tiene haciendo cuentas con unos y otros, me explota y me tiraniza, me crea ansiedad y un malestar que empieza con un punto y va creciendo a una velocidad increíble, llenando de amargura mi vida.

Aunque el orgullo no me deja verme insignificante, se que el sentirme poca cosa es como quitarme mochilas, aliviar mi alma, serenar mi mente, porque no tienes que demostrar nada, esta simplicidad me lleva a una especie de alegría muy especial, es como vivir en un colchón de algodón, pero solo lo disfruto unos instantes.

Esta especie de felicidad siempre me la quita la Auto-importancia, y la pandilla que le acompaña, la envidia, el orgullo, el miedo y otros tantos que forman una legión.

Ahora comprendo porque los místicos y personas sabias, daban tanta importancia a no sentirse importantes, porque si uno se siente poca cosa, no tiene que demostrar nada, no tiene que ponerse sobre otro, acepta lo que en verdad es “poca cosa”, que un día está aquí y otro día no estará, y este ultimo día puede ser ahora, o en cualquier momento.

 

El deseo de dormir

Etiquetas

Antonio_de_Pereda_-_El_sueño_del_caballero_-_Google_Art_Project.jpg

Desde siempre ha tenido mucho poder dentro de mi, el deseo de dormir. Aquí me evado  de la vida, es el lugar donde mejor me encuentro.

Me he preguntado muchas veces por qué tan fuerte el impulso a dormir, y han aparecido estas respuestas:

1. Este mundo nunca me ha convencido, no ha llenado o ha satisfecho necesidades intimas.

2. Pocas ganas de vivir una vida que se repite una y otra vez, en las cosas diarias, sin saber por qué.

3. Poca fuerza de voluntad para enfrentarme a la cruda realidad de mi existencia.

4. Poca capacidad de responsabilidad.

5. Poca comprensión sobre la vida y todo lo que la rodea.

Todas estas observaciones que he hecho e incluso habrá muchas más que ni quiero ver, hacen que me refugie en mi nido o cobijo, me tape y me sumerja en la profunda inconsciencia, en el olvido de mi misma y de todo lo que me rodea.

Y mi lucha día a día, es ir amando la vida y todo lo que en ella existe, comprender el por qué del aquí y ahora, comprender a los que me rodean, sentir esa magia que vibra en todo nuestro alrededor.

 

PERSONAS TÓXICAS

Etiquetas

enfado

Reflexión sobre personas tóxicas, o que viven un infierno personal, lleno de odio y amargura dentro de si.

Mucho se habla de las personas tóxicas, y de huir de ellas como de la peste. En verdad si que son contagiosas, su mal nos traspasa como si fuera una enfermedad muy virulenta.

Por ejemplo; nos encontramos más o menos bien, pero tras compartir un momento con estas personas nos trasmiten su malestar, y agonía personal, llevándonos a sus infiernos, que no están en el más allá, sino en el aquí y ahora.

enfado (copia)

¿Qué pasa cuando estás personas tóxicas son cercanas a nosotros? ¿Qué hacemos si además necesitan de nuestra ayuda? ¿las abandonamos?

La teoría está bien, “huye de personas tóxicas”, y así lo hacen muchas personas, pero otras por sentido del deber u otras cuestiones, aguantan la toxicidad hasta estrenos indecibles, o sea que se sumergen en ese infierno interior de otra persona, viviendo amargadamente.

La verdad es que es difícil convivir con una persona tóxica. Y tras meditar muchos años en este aspecto solo he encontrado una solución, y es inflamar el amor dentro de uno mismo, pero ese amor tiene que estar basado en comprensión, discernimiento y fortaleza interna, ha de ser tan fuerte como la toxicidad virulenta a la que nos enfrentamos, y  este amor tiene que vibrar bien fuerte en nuestro interior.

Aparte, también se necesita una higiene psicológica,  un tiempo de alejamiento y un espacio propio de refugio y descanso, para descargar o sacudirse esa toxicidad que penetra en lo más hondo del alma.