Me equivoco…

Etiquetas

Paso_de_peatones_NoSePuedeVlc_1.jpg

Me equivoco muchas veces,

hablo demasiado,

hago cosas que no me corresponden,

tomo decisiones inadecuadas,

juzgo lo que no debo juzgar,

atiborro mi mente de pensamientos que no sirven para nada,

me identifico con cosas que ni me van ni me vienen,

sufro por tonterías,

 no sé distinguir el bien de mal muchas veces.

Pago mis errores con dolor y sufrimiento,

y hago sufrir a los que me rodean.

Hay una cosa que he aprendido en la vida,

qué me puedo equivocar, no soy perfecta.

¡ Puedo enmendarme!

estas equivocaciones son las piezas del puzzle de mi vida

y tengo que colocarlas adecuadamente para descubrir

¡quién soy y para qué estoy aquí!.

Busco

Cervantes_Jáuregui.jpg

Busco la muerte en la vida, salud en la enfermedad, en la prisión libertad, en lo cerrado salida, y en el traidor lealtad. Pero mi suerte,”de quien jamás espero algún bien” con el cielo ha estatuido, que, lo imposible pido, lo posible aún no me den.

Miguel de Cervantes

También busco muerte en la vida, morir en mis sufrimientos, en mis tristezas, en mis dolores, en mi oscuridad.

Busco salud en la enfermedad, aprovechar la salud poca o mucha y hacer todo lo que pueda con ella.

Busco en la prisión del pensamiento la libertad, la serenidad, la paz y el vacío.

Busco en lo cerrado de mis resistencias, de mis miedos, de mis negaciones, la salida a la calma, la liberación de estas puertas cerradas.

Busco en los traidores que llevo dentro lealtad y paz.

Busco en mi poca suerte la fuerza necesaria para convertir mis tinieblas en luz.

Necesito

Etiquetas

1024px-Red-tailed_Hawk_a.jpg

NECESITO

Que mi alma vuele,

se una a la libertad,

se una a la misericordia,

se una a la verdad.

Necesito abandonar problemas, deseos,  juicios… y demás obstáculos que le impiden a mi alma volar.

Necesito conectar con los demás a través del alma, que me importe más su luz interior que la inmensa obscuridad que la envuelve.

Grito al cielo,

toco la cierra,

escucho el susurro del viento,

acaricio el fuego,

me sumerjo en el agua.

Y espero alma mía darte lo mejor de mi misma,

vuela  y experimenta felicidad.

 

LA IDENTIFICACIÓN

Etiquetas

jarron espejo

Palabra que emana del latín y más concretamente de la suma de dos partículas: el sustantivo identitas, que es sinónimo de “identidad”, y el verbo facere, que puede traducirse como “hacer”.

Al desconocer quienes somos, en la vida nos identificamos con todo, con el problema que surgió esta mañana, con lo que nos contó cierta persona, con nuestro cuerpo, con nuestros pensamientos.

Caminamos en la vida identificándonos con todo, pero no somos el problema que nos contó un amigo, no somos el trabajo que hacemos, no somos nuestro cuerpo porque un día lo perderemos, no somos nuestros pensamientos, no somos nuestros sentimientos.

¿En realidad qué somos? Ese es el descubrimiento que se va haciendo día a día, cuando aprendemos a no identificarnos con todo lo que nos rodea, entonces surge la verdad, entonces despierta nuestra conciencia.

Nuestra conciencia duerme y duerme porque se identifica con todo, y no quiere despertar porque todo es perecedero y nada verdad, y eso duele a esa chispa divina que anida dentro de nosotros.

Las manos de mis manos

Etiquetas

mano

Esas manos que me estrecharon en su brazos cuando vine a este mundo, esas manos que me dieron de comer, esas manos que me lavaron mi cuerpo, esas manos que trabajaron para que tuviera lo necesario para vivir, esas manos que limpiaron sus lagrimas por mi mal comportamiento.

A esas manos beso, lavo, cuido y doy de comer y  lagrimas brotan de mi corazón, en pensar que un día ya no existirán.

LA IRA

Etiquetas

ira y peresos

Cuando la ira atrapa el corazón, la vida se convierte en un infierno, es imposible encontrar la paz.

La ira es como un veneno contagioso, un sin vivir, un sabor a hiel, y una conexión con el dolor, el resentimiento, el odio, el miedo, la envidia, la vanidad, el egoísmo, la incomprensión y sobre todo con la ignorancia.

La persona llena de ira, puede contagiar a todo su alrededor, y crear pensamientos venenosos.

La ira puede ser el resultado de “no puedo más”. Ese no puedo más es el tufo que dejan todos los malos pensamientos que cargamos dentro, toda esa incertidumbre, dolor, incomprensión, y muchos miedos que desconocemos por completo que tenemos.

La teoría es muy bonita, se feliz, busca lo mejor, etc, etc, etc. Pero lo que está claro que los demonios que anidan dentro, no se van fácilmente, por mucho que leamos, porque ellos son parte de nosotros.

Para eso sirve la auto-observación, la meditación y otras técnicas, para conocer ese mundo interior, para mejorar nuestro estado psicológico, para cuando llegue la ira, darle una patada y dejarla ir, y no alimentarla.

Cuando te observas por dentro descubres qué hay dentro, y se siente vergüenza.

Es como estar mirando por una ventana toda la vida, y ver el mundo exterior, ver los defectos de los demás, juzgarlos, criticarlos, y de pronto volver la cabeza hacía dentro de casa y observar que todo lo que hemos juzgado, criticado y demás, está dentro de nosotros, que somos esa ira, esa envidia, esa gula, esos deseos desenfrenados, etc, etc, que somos poco virtuosos.

 

El infierno

Etiquetas

800px-William-Adolphe_Bouguereau_(1825-1905)_-_Dante_And_Virgil_In_Hell_(1850)

El infierno no está en el más allá. Estoy segura que está en aquí y en el ahora.

Creo que la vida es una continuo deseo de salir del profundo abismo en el que nos encontramos.

Algunos buscan mejorar su vida económica, su vida psicológica, o vida espiritual.

¿Pero quien sale de su infierno? Se puede salir unos instantes, y si me pongo a alargar el tiempo un minuto, pero volvemos a nuestros infiernos, nuestras preocupaciones, nuestras adicciones, nuestros miedos, etc.

Dicen que la vida es maya, es ilusión porque no queremos ver la realidad que sufrimos,  vivimos dentro de una gran oscuridad, temerosos de cada instante de nuestra vida, sin aceptar nuestra cruda verdad –no somos felices– buscamos desesperadamente la felicidad, nos disfrazamos de personas buenas, nos vestimos con hermosos ropajes, intentamos aparentar lo que en verdad no somos, y vivimos toda nuestra vida en una verdadera mentira, y  ese infierno se manifiesta, con nuestros gritos, desconfianza, odio, malas palabras que a veces desencadena en actos que dañan a los demás y a nosotros mismos.

Andamos en la cueva de Platón, entre sombras, sufriendo por la incertidumbre, miedos, obscuridad… vivimos en nuestro infierno particular.

¿Qué es mio?

Etiquetas

Proserpina

¿Es mio, mi cuerpo? ¿Son míos, mis pensamientos? ¿Es mio, el suelo que piso, el aire que respiro? ¿Es mía, mi familia, mis amigos, mis seres queridos..? ¿Son mías, mis posesiones?

Tras estas preguntas, he llegado a la conclusión, que nada me pertenece, solo uso las cosas, pero nada es mio, el cuerpo un día lo perderé, los pensamientos un día desaparecerán, el suelo que piso, será pisado por otras personas, el aire circula sin que nadie lo pueda apresar, mi familia también desaparecerá junto con los recuerdos.

Vivo una vida en que todo lo me lo han prestado, este cuerpo, esta familia, estos pensamientos, esta ciudad, estos amigos. Todo todo es prestado, confundo el uso y disfrute con posesión, pero solo es uso y disfrute, “nada es mio“.

LOS ENEMIGOS

Etiquetas

JesucristoComoTemplo

Declara tu santa guerra (jihad) contra los trece enemigos que no puedes ver – egoísmo, soberbia, vanidad, autosuficiencia, codicia, lujuria, intolerancia, rabia, mentir, engaño, murmuración y calumnia. Si puedes dominarlos y destruirlos, entonces estarás listo para combatir el enemigo visible.
Al Ghazali

 

La alegría

Etiquetas

alegria

El estado que todos anhelamos es la alegría, de una manera u otra andamos por la vida en su busca.

Los días transcurren envueltos en nuestro cotidiano vivir, sumergidos en nuestras preocupaciones, y demás cuestiones de la vida.

La alegría que surgía desde dentro, la fuimos perdiendo como caminamos por la vida, pero ese sentimiento que degustamos, fue tan hermoso, que intentamos recuperarlo con las herramientas que nos da la vida, con un amor, con una casa, con hijos, con amigos, fiestas, con cosas materiales.

Nos olvidamos que la alegría está unida a la sencillez, a la inocencia, a la dulzura, al cariño, a la ternura, a la simplicidad, a la verdad, a la candidez… y con todas estas flores, la alegría surge como un rió que brota de las montañas.

Las cosas materiales son necesarias para vivir en este mundo, como comida, ropa y un techo donde cobijarse, pero la alegría está adentro de nosotros y para que brote solo hay que cultivar el hermoso jardín de las virtudes y de ellas nace el río de la alegría inundando todo nuestro ser.